Desde una puesta de sol en una playa salvaje a una ruta de senderismo en un bosque de laurisilva, una cena contemplando el Teide, un masaje a cuatro manos y un hotel sólo para adultos. Son las propuestas a dúo en la isla canaria.

Imagina un lugar en el que poder pasar unas vacaciones relajantes, desayunando en la cama y recibiendo unos maravillosos masajes, pero en el que también puedes perderte por unos bosques frondosos, descubrir playas salvajes junto a tu pareja o embarcarte en una aventura en medio del mar a bordo de un kayak. Es lo que ofrece Tenerife, no solo famosa por ofrecer sol y playa, pero que también tiene otro lado: una gastronomía para chuparse los dedos, senderos mágicos, deportes acuáticos…

 

1. Magníficas playas y senderismo

senderismo

Quien quiera explorar rincones inéditos debe dirigirse al norte, donde disfrutará de unos paisajes que jamás uno piensa encontrar en un destino como Tenerife, más conocido por su buen clima y sus fantásticas playas. Es posible sumergirse en el bosque de laurisilva presente en el macizo de Anaga para conectar con la naturaleza

o aprovechar la tranquilidad e intimidad que ofrecen las playas vírgenes propias del norte. Recomendación: darse un baño en las refrescantes aguas de la playa de Benijo y contemplar una puesta de sol.

 

2. Del queso frito al mojo palmero

quesofrito

Para comer en un entorno íntimo, pero sin prescindir de los ingredientes mágicos de la cocina canaria, una opción más que recomendable es visitar uno de los pueblos con más encanto de Tenerife, La Orotava. Ahí se sitúan varios restaurantes que combinan la comida local con un ambiente exquisito. Muy cerca está una de las joyas culinarias de la isla: El Calderito de la Abuela. Un acogedor restaurante en el que probar delicias típicas que hacen la boca agua como el queso frito con mojo palmero, el mojo cilantro y la miel de caña mientras se contemplan unas espectaculares vistas sobre el Teide y el mar.

 

3. Astronomía en el Teide

teideastronomia

Hablando del Teide, hay una forma original de vivirlo. ¿Qué mejor que disfrutar de una puesta de sol desde el punto más alto de España con una copa de champán en la mano? Volcano Teide Experience propone, además, degustar una cena-cóctel con productos típicos de la isla y admirar las estrellas desde uno de los mejores cielos del planeta. El guía transmite su pasión por el mundo del cielo nocturno y los telescopios de largo alcance para no perder ni un mínimo detalle.

 

 

4. Del surf al parapente

winsurf

La cara sur de la isla ofrece un paisaje completamente diferente. Entre las opciones disponibles está descender el barranco de Masca contemplando unas vistas que quitan el aliento a dar un agradable viaje en barco en el que podrás avistar cetáceos y descubrir rincones recónditos de la costa sureña. La lista de actividades al aire libre es infinita, ya sea pasar una tarde tranquila en bicicleta descubriendo la costa de la isla o algo más arriesgado como tirarte de parapente. Para empaparte de buen rollito y probar una clase de surf en todas sus variantes está El Médano, lugar vibrante y pintoresco lleno de bares en los que relajarse y tomar una cerveza. O dos.

 

5. Un hotel sólo para adultos

Conscientes de que durante las vacaciones no queremos renunciaaronagran

r a nada, Spring Hotels ha desarrollado un producto diseñado exclusivamente para parejas. Situado frente a la bahía de Los Cristianos, lugar desde el que disfrutar de unas magníficas puestas de sol, el recién renovado hotel Sensimar Arona Gran te da la oportunidad de disfrutar de una estancia que respeta la importancia de la privacidad y que, a su vez, ofrece lo mejor en gastronomía sin tener que abandonar el nicho de amor. Quien busque un día tranquilo, podrá disfrutar en su magnífico nuevo spa de alguno de sus tratamientos estrella. También se puede acabar el día degustando los sabores de la isla frente a la bahía en su restaurante Culinarium. Un hotel sólo para adultos para disfrutar de la paz y vivir una experiencia perfecta.